Blogia
Crónicas de una emancipación

De libros

En las últimas semanas tengo la extraña, fea y desagradable sensación de que el tiempo se me escapa entre los dedos, ¡Qué lejos queda ahora mi cumpleaños o el uno de mayo!. Pero lo que peor me sabe de todo esto es tener la sensación de haber tenido un montón de ratos muertos en los que no he aprovechado lo suficiente y cosas pendientes por hacer tengo un rato: la declaración de la renta, comprar un par de cacharros necesarios para el piso como un cuelga-albornoces, para optimizar el ya de por sí pequeño espacio o mismamente leer semanalmente todos y cada uno de los textos para los seminarios, tarea que a día de hoy parece misión imposible hasta que no termine con el trabajo del semestre pasado que aún tengo pendiente.

Pero una de las cosas que peor llevo o que más me cabrea es no tener tiempo para leer y cuando digo leer, me refiero leer algo que no tenga que ver con el Tratado de Moscú, la Ostpolitik o la Guerra Fría. En los últimos meses me he comprado algunos libros interesantes a los que esperaba hincar el diente más temprano que tarde, pero que ahí están acumulando polvo en la mesilla. Además el año pasado y en los viaje que he ido haciendo a casa he intentado cargar en la maleta y poco a poco aquellos libros que son un "must" en cada estantería o aquellos que no quiero perder de vista porque me encanta releerlos una y otra vez.

Así que valga como auto reprimenda, dejo una lista de algunos libros que me he comprado/traído y que me he propuesto leer en castellano antes de septiembre, con el por qué de la compra y un esbozo de lo que me llamó la atención. Por supuesto acepto sugerencias y críticas:

- La cultura americana contemporánea: una visión antropológica de Marvin Harris. Bien, Marvin Harris fue un antropólogo de la que se puede denominar escuela del materialismo cultural (desarrollada fundamentalmente por él mismo) que escribió una serie de libros interesantísimos al alcance de cualquiera. A mí me encanta la antropología y durante mucho tiempo estudiar esa carrera en la UNED fue una de las salidas que barajaba como posibles al terminar Historia. Las circunstancias me han hecho ir por otros derroteros, pero no he quitado el ojo a publicaciones de antropología, porque sinceramente todavía tengo la esperanza de que algún día podré estudiarla. En Historia tuvimos alguna aproximación a la antropología con asignaturas como prehistoria o pueblos primitivos actuales, pero desde luego para entender los libros de Marvin Harris no es necesario ni tener antropología, ni historia, ni nada. Simplemente curiosidad y ganas de aprender. De hecho, quien me recomendó a Marvin Harris fue mi padre a quien le encantan los libros de ciencias y curiosidades, y que nunca ha pisado una universidad y es mucho más inteligente que cualquier estudiante de económicas que se va los sábados de botellón.

Dicho esto La cultura americana contemporánea: una visión antropológica, pone sobre la palestra preguntas tales como: ¿por qué los productos actuales no duran nada? ¿por qué surgió el feminismo? ¿por qué salieron los homosexuales "del armario"? entre otras muchas cuestiones y las analiza, presenta datos y las pone en común, porque tras estas preguntas que parecen tan dispersas las respuestas se conectan y ofrecen un bosquejo de por qué la sociedad estadounidense es hoy en día cómo es.

Este libro lo llevo siempre en el bolso (lo edita Crítica en edición de bolsillo) y lo leo cuando voy en el metro o en el tren, así que me lo estoy leyendo poquito a poco y de lo poco que llevo leído me parece un análisis muy interesante de la sociedad norteamericana, esa gran desconocida para nosotros.

Del mismo autor he leído Caníbales y Reyes, en el que el autor desarrolla temas tan curiosos como el origen de la agricultura, de la guerra, el de la supremacía masculina, el del capitalismo, el del estado...todo ello con cifras, datos y explicaciones claras y concisas. No puedo más que recomendarlo.

También de Marvin Harris tengo todavía sin leer ni empezar Bueno para comer, que se centra en un tema más concreto: la alimentación, por qué comemos unos animales sí y otros no, por qué tenemos mascotas, las proteínas en las dietas cárnicas y la verdad que se esconde detrás de ese bombardeo publicitario que promulga que sin carne apenas puedes hacer nada, etc. Todo en la misma línea, una narración clara, aportando muchos datos (a veces yo diría que demasiados) y aunque sea ciencia divulgativa, no pierde su seriedad científica y al final del libro se puede encontrar un buen apartado de bibliografía complementaria.

- La ciudad de los prodigios, de Eduardo Mendoza. En este caso para dormir y para variar tengo en la mesilla una novela.

La ciudad de los prodigios es un libro que mi padre recibió como regalo y lo teníamos por casa desde hace muchos años, sin embargo fue en clase de uno de los mejores profesores que he tenido en la carrera cuando hablando del anarquismo y su arraigo en la Cataluña industrial del siglo XIX, comienzos del XX, nos lo recomendó vivamente com un retrato bastante acertado de la ciudad y de la época. A mí me hizo clic la cabeza y recordé que lo tenía en casa, así que lo empecé a leer justo antes de marcharme y con las prisas de la maleta se me olvidó traérmelo. Volví en navidad, llené la maleta de ropa y más libros, pero me volví a dejar La ciudad en casa.

No obstante, terca de mí porque me había empeñado en que quería leer esa novela y esa ficción tuve mi recompensa cuando mi madre me lo envió en un paquetito. Desde entonces intento que no pase una semana sin haber leído un trocito.

¿De qué va La ciudad y por qué me emperro en leerla? La ciudad trata las aventuras de Onofre Bouvilla, un chico del campo catalán que aprovechando la coyuntura de Barcelona con la Exposión Universal en 1888 decide ir a buscar trabajo a la ciudad, donde irá evolucionando como persona y como miembro de la sociedad barcelonesa de finales del siglo XIX y principios del XX, pero además Eduardo Mendoza incluye pasajes en los que narra la historia de algunas calles o barrios de Barcelona, de cómo eran antes de la industrialización hasta los tiempos de Onofre y contextualiza mucho tanto en la historia de la ciudad (que es casi más protagonista que Onofre Bouvilla), como en el trasfondo de los personajes, de dónde venían y cómo habían llegado hasta aquí (en algunos casos también te cuenta cómo acabaron sus días, en caso de que ya no vuelvan a aparecer más por la novela).

Lo poquito que llevo de este libro me está encantando por tres cosas cosas; la primera porque recoge muy bien la memoria de esa Barcelona industrial donde convivían las clases más bajas con la emergente burguesía catalana, esa memoria se puede percibir aún hoy en la ciudad paseando por las calles, el propio autor afirma que La ciudad no es una novela histórica, pero recoge la memoria colectiva de esas generaciones de barceloneses que vivieron entre la podredumbre y el Paseo de Gracia. En segundo lugar, la narración me está enganchando, las descripciones de las calles, de los personajes, de las calles...¡es que lo leo y casi puedo verlo! y por último, mi propia experiencia con la ciudad. Barcelona es mi segunda ciudad favorita (además de la que me vio nacer) y el tiempo que pasé ahí lo recuerdo como unos meses difíciles pero geniales a la vez. Me encantaba salir los domingos sin necesidad de quedar con nadie a pasear por las callejuelas del Barrio Gótico, Gracia, tener la facultad en pleno centro del Raval... entonces cuando ahora leo este libro me imagino como serían las calles por las que yo paseé en 1890.

Eduardo Mendoza además ha escrito La verdad sobre el caso savolta, también ambientado en la Barcelona de las primeras décadas del siglo XX y del cual hicieron una película. No he visto la versión filmada, pero el libro es otro de los que tengo pendientes de comprar/sacar de la biblioteca y leer.

- Viaje a las emociones, Eduardo Punset.

Lo reconozco, cuando echaban Redes en la dos yo casi siempre estaba ya durmiendo. Siempre había oído lo interesante de ese programa y siempre me quedaba con ganas de verlo. Hasta que llegó internet. Y Youtube. Y la dos comenzó a colgar sus programas en la red. Poco a poco y sin verme todos los programas de Redes, comencé a interesarme más tanto por el contenido, como por el propio presentador un hombre que parece que sabe de todo. Incluso inglés. Es una maravilla ver cómo el presentador puede hablar con el entrevistado de marras sin necesidad de intérprete y la complicidad que se crea entre ellos bajo un mismo idioma.

Aunque siempre me ha interesado el funcionamiento del cuerpo humano (como aficionada, puesto que las matemáticas y la química me jugaron alguna mala pasada en la E.S.O y ya terminé de inclinar la balanza hacia las humanidades), me compré Viaje a las emociones casi por motivos personales, quería ponerle una explicación científica a mis sentimientos y a mis reacciones. No lo he empezado, bueno miento, sí. Viaje a las emociones era mi libro de cabecera, ese que no podía dejar de leer cada noche aunque fuera un capítulo corto. Pero un día me dio de repente por la novela y como La ciudad tampoco es muy largo, decidí que postergaba Viaje para cuando la sed de novela se me pasara. Que sea el último de los libros de esta lista o que lo dejara aparcado no tiene ninguna connotación negativa, sino al revés. Lo bueno se hace esperar, Viaje a las emociones es un tomazo que comprende en un solo volumen la trilogía: Viaje a la felicidad, viaje al amor y viaje al poder de la mente, con lo que en realidad son tres libros en uno y de ahí que al no ser tan ligero, me lo esté dejando para poder leerlo con más calma y entendiendo conscientemente lo que se explica.

Lo poco que leí: increíble, me parece increíble cómo Punset explica tan claramente esos procesos en el cuerpo humano que tan cerca están de las emociones, cómo el cuerpo es una maquinaria tan tan compleja y cómo la biología o la genética influyen en nuestra vida cotidiana sin que nos demos cuenta conscientemente y creo que Punset es un excelente comunicador. 

 

Así pues, estos son algunos de los libros que tengo entre manos cuando no leo nada relacionado con los Juicios de Nuremberg o con las relaciones exteriores de la República Federal de Alemania. Libros que me interesan por lo diferentes que son unos de otros, porque me traen recuerdos o porque incluso me ayudan a entender que todo lo que hago o lo que siento tiene una explicación racional detrás.

Espero que la próxima vez que haga una entrada sobre ellos sea para escribir que por fín me los leí enteritos. También tengo pendientes algunos libros en aragonés y alemán.

¿qué libros tenéis en la mesilla por leer?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres